Carrito / (productos) Total 0,00 € 0
 x 

Tu carrito está vacío

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN VENOSA Y ALIVIAR LOS SÍNTOMAS DE PESADEZ Y EL CANSANCIO DE PIERNAS CONSEJOS MUFER

PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN VENOSA Y ALIVIAR LOS SÍNTOMAS DE PESADEZ Y EL CANSANCIO DE PIERNAS CONSEJOS MUFER

En trabajos que exigen estar de pie durante largos períodos de tiempo pueden aparecer problemas que desemboquen en la pesadez y el cansancio de piernas, como es el caso de hinchazón de piernas y tobillos o los problemas de circulación.

Habitualmente, en verano el calor agrava los síntomas y provoca que las venas se dilaten, con lo que, por efecto de la gravedad, la sangre se acumula en las piernas, intensificando la sensación de pesadez y cansancio y agudizando los problemas de circulación. Por ese motivo, hay que evitar temperaturas altas en las zonas de las piernas y evitar el uso de mantas eléctricas, braseros, etc.

Para evitar estos molestos contratiempos, puedes alternar el peso del cuerpo de una pierna a otra o doblar un poco las rodillas llevar medias de compresión etc. El diagnóstico se completa con una prueba denominada eco-doppler, que es una variedad de ecografía y constituye la prueba de referencia para el diagnóstico. Mediante el empleo de ultrasonidos, esta técnica permite visualizar el flujo, dirección y velocidad de la sangre en los vasos sanguíneos

¿Qué síntomas produce?

• Dolor, hormigueo, pesadez y cansancio habitual en las piernas. Estas molestias pueden distinguirse de otras porque se agudizan al estar en reposo y con el calor, y por el contrario disminuyen al levantar las piernas y con el frío.
• Hinchazón de la parte inferior de las piernas y los tobillos. Especialmente después de períodos prolongados de pie.
• Calambres nocturnos. También se conocen como ‘síndrome de las piernas inquietas’. Pueden dificultar la conciliación del sueño y el descanso.
• Sensación de calor, enrojecimiento, sequedad y picor constante en la piel. Se debe a que el exceso de sangre retenida provoca un aumento de la temperatura, por lo que la piel se deshidrata y origina estos efectos.
• Arañas vasculares o telangiectasias. Son dilataciones de los capilares, a nivel superficial, que se traducen en pequeñas líneas rojizas o violetas con aspecto de telaraña. Son antiestéticas pero indoloras e inofensivas.
• Varices reticulares. Son dilataciones de las venas de pequeño tamaño que aparecen en una zona de la piel más profunda que las telangiectasias; en la dermis reticular.
• Varices o venas varicosas. Constituyen el signo clínico más prevalente y conocido de la IVC. Son dilataciones y alargamientos de las venas superficiales, que se producen cuando la insuficiencia venosa se prolonga en el tiempo.
• Signos dérmicos. Alteraciones cutáneas de la piel producidas por la mala circulación: dermatitis, eccemas, hiperpigmentaciones, etc. Por último, a medida que la enfermedad progresa, se puede producir hinchazón en los tobillos y piernas (edema), coágulos en las varices (varicoflebitis), o hemorragia por rotura de las varices (varicorragia).

¿Cómo prevenir y controlar la Insuficiencia Venosa Cronica?


Dado que existen diversos factores que influyen en el desarrollo de la IVC, es de vital importancia mantener un cuidado integral y tener en cuenta todos los aspectos que pueden trabajarse.
Adopción de hábitos de vida saludables.
Como ya hemos mencionado en varias ocasiones, los hábitos de vida tienen un papel fundamental en el desarrollo o prevención de IVC, y pueden suponer, así mismo, una vía para aliviarla. Así mismo, hay una serie de ejercicios específicos de “higiene venosa” que favorecen la circulación de las piernas y pueden aplicarse.

1. Evita permanecer de pie, quieto o sentado largos periodos de tiempo.
• Cuando debas permanecer mucho tiempo sentado, mejor no cruces las piernas y utiliza un reposapiés. Tanto si se estás sentado como de pie durante largos periodos, mueve frecuentemente los pies y las piernas y da breves paseos.
Tu sistema venoso es un gran aparato de ingeniería que a veces necesita "ayudas". Los sencillos ejercicios y el masaje que te proponemos a continuación te irán muy bien para aliviarlas. Tardarás solo 10 minutos en hacerlos y no requieren casi esfuerzo.
Haz giros con el pie
Siéntate cómodamente en el suelo o en una silla. Extiende la pierna y haz giros con un pie. Primero gíralo en dirección hacia la derecha y, después, hacia la izquierda, dibujando media circunferencia. Repite el mismo ejercicio 10 veces con cada pie.
Estira bien el empeine
Extiende una pierna y estira bien el pie aguanta esta postura durante 5 segundos. A continuación, "apunta" con el pie al cielo 5 segundos más y, por último, dirígelo hacia el pecho otros 5 segundos. Repite 10 veces con cada pie.
Refresca tus pies
Coloca una toalla en el suelo y haz rodamientos con la planta del pie sobre un botellín de agua congelada. Este ejercicio tan simple te ofrece la misma sensación que aplicarte una crema de piernas con efecto frío. Verás cómo te proporciona alivio inmediato.
Ejercicio con un rulo
Coloca un rulo de espuma (o dos toallas enrolladas) detrás de las rodillas y hazlo rodar moviendo las caderas. Así masajearás la llamada fosa poplítea, una hendidura que hay detrás de las rodillas por la que pasan muchos vasos sanguíneos. Te ayudará a activar la circulación en la zona de los gemelos y el muslo.
El deporte, fundamental.
• Es aconsejable la práctica de ejercicio físico moderado de manera regular. La natación o caminar diariamente, incluso el baile, la gimnasia y la bici, ayudan a activar la circulación sanguínea. Para tonificar la musculatura, luchar contra el sobrepeso y favorecer el retorno venoso hay que caminar a paso ligero 20 minutos diarios, correr con calzado adecuado, en un terreno regular y a un ritmo moderado, montar en bicicleta, o nadar
2. Piernas arriba.
• Para mejorar el funcionamiento de las venas y tras un tiempo sentado o de pie, túmbate y eleva las piernas por encima del nivel del corazón.
3. Sigue una dieta equilibrada y baja en sal e hidratate.
• Tanto el sobrepeso como el estreñimiento pueden afectar a la circulación. Para prevenirlos, es clave una dieta rica en fibra, frutas, verduras y cereales; así como reducir al mínimo el consumo de sal para retener menos líquidos.
• Por el contrario, haz una dieta rica en verduras y frutas diuréticas y ricas en potasio, como espárragos, alcachofa, acelga, espinaca, cardo, berenjena, apio, cebolla, plátano, piña, sandía, melón y pera. “El potasio equilibra los niveles de sodio y mantiene el equilibrio hídrico del organismo. También es beneficioso consumir alimentos ricos en flavonoides que favorecen el retorno venoso, como las fresas, arándanos, limón, naranja ácida, brócoli, remolacha y pimientos. Sin olvidar beber entre 1,5 y 2 litros de agua diarios. Aunque parezca contradictorio, “cuánta más agua recibe el organismo, más rápido elimina las toxinas e impurezas acumuladas.
4. Tras la jornada, activa el riego con una ducha y un masaje.
• Al finalizar la ducha diaria, aplica agua fría a las pantorrillas en sentido ascendente para aliviar la sensación de pesadez. También ayudan los masajes con geles fríos, desde el pie a la rodilla en sentido ascendente, para activar el retorno sanguíneo. Los músculos, las articulaciones y el aparato locomotor también se benefician de la exposición al frío, al menos de su aplicación local. De hecho, aplicar frío local disminuye la sintomatología (dolor, hinchazón y enrojecimiento) característica de las personas que sufren un proceso inflamatorio debido a contusiones, enfermedades degenerativas articulares, entre otras. “Así, por ejemplo, la aplicación de frío después de un golpe disminuye la formación de un hematoma local
Un masaje muy eficaz
• Impregna tus manos con un aceite vegetal para masaje. Rodea el tobillo de la pierna que vas a masajear con las dos manos y haz pases largos hasta la rodilla, como si apretaras el tubo de una pasta de dientes, con firmeza pero sin presionar mucho.
Realiza 10 pases y luego haz 10 más, pero desde el tobillo hasta la mitad del muslo. A continuación, recorre la pierna (siempre desde el tobillo hacia arriba) haciendo movimientos circulares con los nudillos. Por último, masajea con las palmas de las manos haciendo pases ascendentes en forma de S. Este movimiento es ideal si hay varices, ya que te permite “esquivarlas".
Además, para aliviar la hinchazón, la pesadez y el dolor de piernas puedes aplicarte cosméticos de efecto frío y descongestionantes o meterlos en la nevera. “Entre los ingredientes venotónicos y drenantes más efectivos están el castaño de Indias, el ruscus, la vid roja, el ginkgo biloba, la escina y el mentol.
5. El calzado y la ropa, mejor amplios.
• Las prendas de ropa muy ajustadas no son aconsejables, ya que pueden dificultar el retorno venoso desde las piernas al corazón. Y mejor usa calzado ancho y cómodo, sin un tacón excesivo.
6 Utiliza medias terapéuticas. Terapia compresiva.
• Las medias terapéuticas son la medida fundamental para el tratamiento de la IVC, por contar con una mayor evidencia científica tanto a la hora de prevenir como a la hora de tratar la enfermedad. Su función es ejercer presión sobre las piernas para facilitar el buen funcionamiento del sistema de retorno venoso y, por lo tanto, que la sangre ascienda correctamente. Ejercen una presión decreciente desde el tobillo hasta la cintura (panty), rodilla (medias cortas), o ingle (media larga), y se clasifican en medias de compresión ligera, normal y fuerte. A la hora de recurrir a esta solución, se deben tener en cuenta las características de cada persona, con el fin de escoger el tipo y talla de media adecuada a su caso y situación. Así mismo, es importante que las medias se coloquen antes de levantarse de la cama. El farmacéutico valorará el grado de compresión y talla más adecuados.
7. Evita el calor.
Dado que las altas temperaturas favorecen la dilatación de las venas, intenta evitar las fuentes de calor dirigidas directamente a las piernas: no se debe tomar el sol en las piernas de manera prolongada, ni depilarse con cera caliente, o utilizar braseros o saunas
8. Terapia farmacológica. Dentro de los tratamientos farmacológicos, existen sustancias con efecto flebotónico (diosmina, oxerutina, rusco, castaño de indias, etc.), que suelen ser principios activos naturales como flavonoides, que reducen la fragilidad capilar y cuya intención es mejorar los síntomas. Pueden ser administrados de forma tópica, como geles y cremas, o bien de forma oral, como cápsulas y comprimidos. No obstante, estos tratamientos son complementarios, y en ningún caso reemplazan a la terapia compresiva.

Valora este artículo del blog:
0
CAMPAÑA SIENTETE SANO POR FARMACIA MUFER
Diarrea Combátela gracias a Consejos de Farmacia M...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Domingo, 18 Agosto 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

logo bottom3

 

  •   Plaza de los Quintero, 12, 41719 Guadalema de Los Quintero, Utrera, Sevilla
  •   info@farmaciamufer.es
  •   955 833 110
Envio Gratis Mufer
Pago Seguro Mufer
Dudas Mufer

Menú

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.